Al ver la luna naciente


La historia de los Dueños del Foso

La historia mencionada en la Sura de Al-Borûÿ (Las constelaciones).En un largo hadiz del Profeta, que Allah le dé Su gracia y paz, se habla de un rey incrédulo cuyo pueblo era creyente y unitario y mandó cavar fosas en las que hizo encender fuegos y a las que fue arrojando a todos los que se negaban a renegar de su fe. Así hasta que llegó una mujer que llevaba un niño y se echó atrás no queriendo caer en el fuego, entonces el niño le dijo: "No temas, la verdad está contigo".
www.islamparatodos.org

Como hacer la ablución

Clicar las imagenes para verlo mas grande





La historia del Profeta Shuayb a.s.






Visitando a un enfermo


FARUQ Y LAS TERMITAS


Era un soleado día de domingo. Faruq había ido de excursión al bosque con su clase. Él y sus amigos se pusieron a jugar al escondite. De repente, Faruq oyó una voz que decía: “¡Cuidado!”. Miró a derecha e izquierda, sin saber de dónde venía dicha voz, pero no vio a nadie.
Un poco más tarde, volvió a escuchar la misma voz. Esta vez dijo: “¡Estoy aquí abajo!”.
Faruq se dio cuenta de que, justo al lado de su pie, había un insecto parecido a una hormiga.
“¿Quién eres?”, le preguntó.


“Soy una termita”, contestó la minúscula criatura.
“Nunca he oído hablar de un animal llamado termita”, dijo Faruq pensativo. “¿Vives sola?”
“No”, respondió el insecto. “Vivimos en grandes grupos dentro de nidos. Si quieres, re mostraré uno.”
Faruq estuvo de acuerdo, así que marcharon. Cuando llegaron, lo que la termita le enseñó a Faruq era algo parecido a un edificio alto con ventanas.
“¿Qué es esto?”, quiso saber Faruq.
“Es nuestra casa”, le explicó la termita. “La construimos nosotras mismas.”
“¡Pero sois tan pequeñas…!”, objetó Faruq. “Si tus amigas tienen tu misma talla, ¿cómo podéis hacer algo tan grande como esto?”
La termita sonrió. “Tienes razón al sorprenderte, Faruq, porque es realmente sorprendente que criaturas tan pequeñas como nosotras podamos construir lugares como éste. Pero no olvides que esto es algo fácil para Dios, que nos creó a todos.”
“Aún más, aparte de ser muy altas, nuestras casas tienen otras peculiaridades. Por ejemplo, tenemos habitaciones especiales para los niños, lugares para cultivar el moho, y la habitación de la reina. Y no olvides el sistema de ventilación. Gracias a él, equilibramos la humedad y la temperatura del interior. Y, antes de que se me olvide, déjame decirte algo más: ¡somos ciegas!”
Faruq estaba atónito: “A pesar de ser tan pequeñas y de que apenas podéis ver, construís casas como los edificios que hacen las personas. ¿Cómo es posible?” Pero ahora debo regresar a casa y ayudar a mis amigas.” extraordinario talento. Nos creó de tal manera que podemos hacer todas estas cosas.
Faruq lo comprendió: “Muy bien, ahora mismo voy a ir a contarles a mi profesor y a mis compañeros lo que he aprendido de vosotras.”
La termita sonrió de nuevo: “Como te dije antes, es Dios quien nos proporciona este
“Buena idea, Faruq”, dijo la termita despidiéndose. “Cuídate. Espero volver a verte."

Al salir de la mezquita


Al entrar en la mezquita

El lobo y el conejo الذئب والأرنب

LAMAHAL ARNAB IAUMAN DHIBAN MINHU TAQARAB
NOTÓ EL CONEJO UN DIA A UN LOBO QUE SE LE ACERCABA
HAUALA DHAKA ADH DHIBUL MAKIR
INTENTO ESTE LOBO MAÑOSO
AN IADBU HASANAN UA MUADHAB
MOSTRARSE BUENO Y EDUCADO
LAMAHAL ARNAB
NOTO EL CONEJO
UA DANA MIN ARNUBI KAZIRAN
Y SE ACERCÓ MUCHO AL CONEJITO
QALU SADIQI ATLUBU 3AUNAK
DIJO AMIGUITO TE PIDO TU AYUDA
LI 3INDAK IA ARNABU MATLAB
TENGO ALGO QUE PEDIRTE CONEJITO
FA ANA UA KAMA ANTA TARANI
PUES ASI COMO ME VES
ALA3UN QAD DAMARAS NANI
ESTAN MIS DIENTES A PUNTO DE ESTROPEARSE
FAL TAQRUBU IA ARNABU MINNI
ASI QUE ACERCATE CONEJITO A MI
KAI TA3ARIFA MA MINHU A3ANI
PARA QUE PUEDAS SABER LO QUE TE PIDO
HAM HAM HAM HAM HAM HAM
SAHAL ARNAB SAHAL ARNAB
GRITO EL CONEJO GRITO EL CONEJO
DA3ANI ADH HAB DA3ANI ADH HAB
DEJAME IR DEJAME IR
UA DAU3AKU 3INDI MAUYUD
Y LO QUE ME PIDES AQUI ESTA
JAIRU DAU3AIN HUA AN AHRUB
LO MEJOR QUE PUEDO DARTE ES ESCAPARME

Plegaria al ver algo que me agrada


El hijo mas amado