La Historia de Mushkil Gusha - El Disipador de Dificultades.

Ánas ibn Mâlik

Nos han llegado unos 2286 informaciones suyas relativas al Profeta. Se crió en la casa de Sidna Muhammad donde recibió el trato de un hijo. Ánas dijo: “Rasûlullâh (s.a.s.) nunca me preguntó por lo que yo hacía o dejaba de hacer, sino que decía: No sucede más que lo que Allah quiere que suceda”. Fue un hombre de costumbres muy austeras que había heredado de su larga convivencia con el Profeta. Abû Huráira dijo de él: “Nadie hace un Salat tan parecido al de Rasûlullâh como Ánas”. Pasó los últimos años en Basra (Iraq) donde murió el año 93 después de la Hégira. El Imâm Mâlik fue discípulo de aç-Çuhri que fue discípulo de Ánas.

Mi mami tiene un velo


Los jardines regados con el Arroyo


Revista Bismi Allah para niños

bismillah_rajab

El hombre que pidio ayuda

Meditando sobre su pasado cargado de penas, recordaba los días amargos y llenos de aflicción que había pasado, en los que ni siquiera podía asegurar la subsistencia diaria a su esposa e hijos. Y meditaba sobre la manera en que esta corta frase, nada más que una frase, le vino al oído en tres ocasiones, le fortaleció el espíritu y cambió el curso de su existencia, salvándole a él y a su familia de la pobreza y de la miseria que les abrumaba.

Era uno de los compañeros del Profeta (BPDyC) y la pobreza y la indigencia habían hecho presa en él. Sintiéndose desesperado, finalmente, un día decidió, tras haber consultado con su mujer y aconsejado por ésta, ir a exponer su situación al Profeta (BPDyC) y pedirle ayuda económica.

Salió pues con esta intención. Pero no había presentado todavía su petición cuando la siguiente frase le llegó al oído:

“Ayudamos a quienquiera que nos pida ayuda, pero Dios eliminará la necesidad de quien disimule la dificultad y se abstenga de tender la mano ante una criatura”.

Volvió a su casa aquel día sin haber dicho una palabra y se encontró de nuevo cara a cara con la silueta de la pobreza planeando sobre su casa. Al día siguiente, decidido, se dirigió con la misma intención de entrevistarse con el Profeta (BPDyC), de boca de quien escuchó de nuevo la misma frase:

“Ayudamos a quienquiera que nos pida ayuda, pero Dios eliminará la necesidad de quien disimule la dificultad y se abstenga de tender la mano ante una criatura...”.

Volvió a su casa otra vez sin haber manifestado todavía su petición. Viéndose así siempre entre las garras de la pobreza, débil, miserable e impotente, se dirigió por tercera vez y con la misma intención al Profeta (BPDyC), Éste movió de nuevo los labios repitiendo la misma frase en el mismo tono que daba vigor al corazón y certeza al espíritu.

El hombre notó entonces, al escuchar esta frase, certeza en su corazón y sintió que aquello significaba la llave de su problema. Salió andando con un paso más seguro, diciéndose: “No iré jamás en busca de la ayuda y de la asistencia de las criaturas. Me apoyaré en Dios y recurriré a la energía y a las capacidades que han sido depositadas en mi ser. Le pido a Él que me conceda el éxito en aquello que emprenda y me preserve de la necesidad. ¿Qué labor soy capaz de llevar a cabo?” -se preguntó.

Le pareció que por el momento era capaz de ir al bosque y recoger leña como combustible y llevarla a vender. Tomó prestada un hacha y se dirigió al bosque. Recogió leña y la vendió, saboreando el placer del producto de su trabajo. Continuó su trabajo durante los días siguientes hasta que pudo procurarse con el dinero poco a poco, ganado, una bestia de carga, un hacha y otros instrumentos de trabajo. Perseveró así en su labor hasta proveerse de un capital y de esclavos.

Después de esto el Profeta (BPDyC) vino un día y le dijo, con una sonrisa en sus labios:

- ¿No te lo había dicho? Ayudamos a quien quiera que nos lo pida, pero Dios...

Allah Karim, al Akram. Allah es el Generoso, el Más Generoso. Nosotros hemos recibido mucho, muchísimo, pero no siempre sabemos ver la bendición que tenemos. Se nos ha dado esta vida como un "amane" (dejar propiedades, bienes o personas al cuidado de una persona en la que confiamos). Es nuestra obligación cuidar nuestro cuerpo y nuestra mente, usarlos de la mejor manera posible para poder rendir cuentas en Yaum al Qiam (el Día del Juicio Final). Muchas veces pasamos por momentos difíciles, y decimos "es una prueba, debemos ser pacientes, Allah está con los pacientes". Sí, es una prueba de paciencia, y también una prueba para poner todas nuestras capacidades en marcha e intentar salir airosos de las dificultades. No debemos rendirnos, ni dejarnos llevar. Allah Sobhana ua Ta'ala ayuda a los que se ayudan. Allah nos envía nuestro sustento, pero eso no quiere decir que nos tumbemos a esperar cómo nos cae alimento del cielo, abriendo solamente la boca. Pongamos pues lo máximo de nuestra parte, nuestra fuerza física y nuestra fuerza mental, y salgamos adelante, Inshah Allah.

Una vez un hombre tuvo un sueño.

Una vez un hombre tuvo un sueño.


Soño' que un leon lo perseguia.
El hombre se subio' a un arbol y se agarro' a una de las ramas.
Miro' hacia abajo y vio' que leon estaba alli, esperando por él.
El hombre entonces dirigio' su mirada hacia el punto en que la rama se unia al tronco del arbol y vio' a dos ratones que se la estaban comiendo. Un raton era negro y el otro era blanco.
La rama caeria al suelo en poco tiempo.

El hombre entonces miro' temeroso de nuevo al suelo y vio' una enorme serpiente negra que se dirigia hacia donde él estaba.
La sepiente abrio' sus fauces justo debajo del hombre, esperando pacientemente a que cayera.

El hombre miro' entonces hacia arriba buscando algo mas a lo que poder agarrarse.
Vio asi una colmena en una rama cercana, y gotas de miel que caian de ella.
El hombre quiso degustar la miel y estirandose saco' la lengua para recoger una de las gotas que caian.
Era de un sabor exquisito.
Quiso degustar otra gota, y haciendo esto se perdio' en la dulzura de la miel.

Asi el hombre se olvido' de los dos ratones comiendose la rama a la que se asia, del leon que lo esperaba abajo y de la serpiente que estaba justo debajo de él.

El hombre desperto' de su sueño y quiso saber el significado de lo que habia soñado.
Se dirigio' a un sabio, el cual le explico' :

El leon que viste en tu sueño es la muerte.
Siempre esta' al acecho y te sigue dondequiera que vas.

Los dos ratones, uno negro y uno blanco, son la noche y el dia.
El negro es la noche y el blanco es el dia.
Se suceden continuamente devorando tu tiempo y acercandote a la muerte.

La serpiente negra con la boca oscura es tu tumba.
Esta ahi, solo esperando que caigas en ella.

La colmena es este mundo y la dulce miel es su belleza.
Probamos un poco de la belleza de este mundo y nos gusta.
Despues probamos otro poco de esa belleza y otro poco.......
y nos perdemos en ella,
olvidandonos del tiempo, de la muerte y de la tumba.